Dietoterapia

Pauta nutricional «low-FOODMAP» y su uso

Tiempo de lectura: 5 minutos, 27 segundos

La dieta low-FODMAP puede ser la clave para que no sufráis más esos «dolores de estómago» tan frecuentes. Pero seguid leyendo, os cuento cómo.

Últimamente veo muchos pacientes con síntomas digestivos frecuentes; hablo de dolores abdominales tras comer cosas que creen sanas o no dañinas, períodos frecuentes de diarrea o estreñimiento sin haber estado medicados y similar e incluso molestias durante las sesiones de entrenamiento (ya sea gimnasio, zumba o cualquier modalidad)

Como también abunda el «boca a boca» y las búsquedas en internet en páginas no muy recomendables (nada fiables,  o simplemente sin evidencia científica escritos por «coachs» o demás), tenia pendiente escribir una entrada un poco más densa (algo de lectura más específica), por si alguien quiere conocer las bases de la patología digestiva que cree que sufre o le han diagnosticado.

 

 

Este tema no es interesante hasta que se sufre, y para todo aquel  necesite desesperadamente información, intentaré resumir los aspectos clave más importantes para solucionar sus síntomas.

Las intolerancias alimentarias, intestino irritable, alergías…pese a que las enfermedades autoinmunes digestivas son complejas y muy amplias (y cada vez más frecuentes), las formas de abordarlas nutricionalmente son variadas y útiles.

Por ello, quizás resulte interesante conocer una de las dietas que mejores resultados está demostrando tener en la actualidad, y cuya evidencia científica no es absoluta pero si es esperanzadora.

 

Atentos al lío que se avecina un poco de contenido denso (sorry por el «tostón»)

Vamos al lío.

Dieta FODMAP

¿Qué es esta Dieta?

 

Las siglas FODMAP (acrónimo de “fermentable oligosaccharide, disaccharide, monosaccharide and polyols”) constituye un patrón nutricional creado a principios del siglo XXI (y todavía bajo estudio exhaustivo) y actualmente es una estrategia de manejo dietético aceptada internacionalmente para abordar la sintomatología gastrointestinal derivada del Síndrome del Intestino Irritable (de ahora en adelante abreviado como IBS).

La dieta low-FODMAP no supone una pauta dietética válida para todo el mundo o que se adapte a la perfección a todos los pacientes; requiere un correcto diagnóstico de la patología presente, una adecuada educación nutricional tanto a corto como a largo plazo, y una individualización en función de de los síntomas presentados y la severidad de los mismos(1).

Para que nos entendamos, supone, en líneas generales, una restricción a la hora de comer de:

 

Oligosacáridos

 

Destacando los fructanos y galactooligosacáridos(GOS). Constituyen los carbohidratos de cadena más larga y se encuentran presentes en alimentos como son el trigo, cebada, centeno o cebolla entre otros muchos. De manera orgánica, no existe en el cuerpo humano una enzima capaz de digerir ni los fructanos ni los GOS, por lo que son malamente absorbidos.  Además, son altamente fermentables, por lo que a su paso por el colon y en presencia de la microbiota propia se producen gases que contribuyen a la sensación de hinchazón, dolor abdominal y flato presente en la IBS (2).

 

Disacáridos

 

En este grupo encontramos elementos como puede ser la lactosa, un disacárido presente en los lácteos y resultado de la unión de los monosacáridos glucosa y galactosa que requiere la presencia de la enzima lactasa para su digestión.

 

Monosacáridos

 

Un ejemplo claro aquí es la fructosa, un monosacárido que se puede encontrar en las frutas y ciertos vegetales. Es el elemento del FODMAP con la cadena más corta (más pequeño).

 

Polioles

 

Los mejor caracterizados en los alimentos son el sorbitol y manitol, los cuales junto a la isomaltosa y xilitol pueden ser encontrados en frutas (los dos primeros), o como edulcorantes en productos bajo la etiqueta “sin azúcares añadidos” (ojo a esto).

 

¿Cómo la aplico? ¿Es adecuada para mí?

 

Partiendo de la base que seguir una dieta low-FODMAP es el equivalente a restringir o limitar la ingesta de estos elementos en la dieta, es importante recalcar la importancia del trabajo clínico conjunto que es necesario exista entre el nutricionista y el médico del paciente, ya que la introducción de la dieta low-FODMAP (restricción de alimentos anteriormente citados) suele pautarse en un intervalo comprendido entre 4 a 8 semanas para observar y estudiar la respuesta del paciente a la misma.

Una vez se ha corregido la sintomatología, se reintroducen los alimentos para intentar establecer unos valores y límites acordes a cada individuo(3).

Por tanto, la dieta low-FODMAP tiene utilidad a corto plazo, siendo necesario un estudio durante su pauta para poder definir y personalizar una dieta individualizada a largo plazo.

Como se ha dicho con anterioridad, el planteamiento del abordaje terapéutico de una IBS (u otra patología  digestiva) con sintomatología existente requiere la colaboración de un dietista-nutricionista titulado y formado en la línea de trabajo de la dieta FODMAP.

En líneas generales, la instauración de la dieta low-FODMAP supone una medida a corto plazo (recordando que su uso continuado no es seguro a largo plazo), mientras se monitoriza la sintomatología y se observa su progresión, con el fin de ir adecuando y especificando que elementos de la propia FODMAP se traducen en síntomas y cuales no derivan en alteraciones gastrointestinales permitiendo su introducción paulatina en la dieta.

Es algo así como un «ensayo y error» en el que el nutricionista colabora con el paciente para ir viendo «limites tolerables».

Para que os hagáis una idea de la importancia de tratar este tema con seriedad, la individualización del tratamiento con un nutricionista o endocrino mejora la sintomatología asociada en un período de 6 semanas(3,4), si bien es necesario recordar que el objetivo a largo plazo es la reintroducción paulatina de una dieta high-FODMAP.

¿Y si hago deporte?

 

Si ya supone un problemón sufrir los síntomas digestivos a diario, puede ser un auténtico fastidio sufrirlos durante la sesión de gimnasio, zumba o carrera.

Muchos atletas pueden ver mermado su rendimiento por dolores de orígen gastrointestinal producido por la ingesta de hidratos de carbono ricos en FODMAP (como las legumbres o lactosa) los días previos a una competición o durante la misma.

No solo eso, durante la práctica deportiva de alta intensidad o en alto rendimiento, el sistema digestivo sufre situaciones de estrés repetido, traducido en alteraciones en la motilidad intestinal, permeabilidad e incluso lesiones epiteliales, las cuales sumados a la ingesta de productos útiles como carga de hidratos o intra entreno (por ejemplo barritas de dátiles) pueden incrementar los mecanismo ya definidos de los alimentos FODMAP en el intestino y colon, haciendo inviable el desarrollo del entrenamiento o competición.

Por ello, la forma más eficiente de evitar la aparición de lo síntomas es poniéndose en manos de un especialista. La información esta ahí, y la podéis conseguir, pero ahorrareis tiempo si la aplicáis en manos de gente profesional.

Bibliografía

 

No suelo poner las fuentes en las entradas por que hablo de temas de interés general, pero en este caso si os voy a poner varias útiles para todo aquel que quiera conocer más en profundidad el tema. También podeis usar la sección de comentarios o el correo electrónico de la web!

(1)Barrett JS. How to institute the low-FODMAP diet. J  Gastroenterol Hepatol 2017 Mar;32 Suppl 1:8-10.

(2)Murray K, Wilkinson-Smith V, Hoad C, Costigan C, Cox E, Lam C, et al. Differential effects of FODMAPs (fermentable oligo-, di-, mono-saccharides and polyols) on small and large intestinal contents in healthy subjects shown by MRI. Am  J Gastroenterol 2014 Jan;109(1):110-119.

(3)Staudacher HM, Whelan K. The low FODMAP diet: recent advances in understanding its mechanisms and efficacy in IBS. Gut 2017 08;66(8):1517-1527.

(4)Halmos EP, Power VA, Shepherd SJ, Gibson PR, Muir JG. A diet low in FODMAPs reduces symptoms of irritable bowel syndrome. Gastroenterology 2014 Jan;146(1):6-75.e5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *